Enchufes inalámbricos

En un post anterior ya hablamos sobre los enchufes con temporizador y sobre cómo a veces nos olvidamos de opciones mucho más simples y económicas en la domótica. ¿Y si te digo que con enchufes inalámbricos puedes controlar hasta 12 elementos con un pequeño mando, que no requiere de ningún otro aparato?

Enchufes inalámbricos, ¿qué son y cómo funcionan?

Los enchufes inalámbricos son adaptadores que se activan con un mando mediante radiofrecuencia. La instalación es tremendamente rápida y sencilla. Únicamente tienes que interponerlo entre el elemento que quieras controlar (una lámpara, un electrodoméstico…) y la toma de corriente, actuando como un interruptor. Una vez hecho esto tendrás que sincronizarlo con el mando, que suele realizarse dejando pulsado unos segundos el botón correspondiente.

¿Qué ventajas tienen sobre los enchufes inteligentes?

En primer lugar, son más baratos. Tras realizar una búsqueda sobre distintos modelos me decidí por este modelo de la marca Lunvon. Puedes optar por el pack de 3 enchufes y un mando por 20€, o el pack de 5 enchufes y dos mandos por 30€. En comparación, los enchufes inteligentes no suelen costar menos de 10€ cada uno.

No necesitan internet para funcionar, por lo que puedes utilizarlos en la casa del pueblo o de la playa. En tu vivienda habitual también es una ventaja, ya que no satura tu red doméstica y no envía información de ningún tipo a la nube (para aquellos que son más celosos de su intimidad).

Personalmente me parece más práctico tener un mando que cualquier persona puede coger y utilizar, que ir con tu móvil a todas partes cuando estás por casa. También facilita su uso por invitados o personas sin acceso a nuestras aplicaciones de domótica. Por cierto, tras mucho, mucho buscar, encontré estos ‘stickers’ que ayudan a cualquier persona a reconocer para qué sirve cada botón.

Llevaba tiempo utilizando las bombillas y enchufes de Ikea (funcionan con Zigbee), que también están bien de precio y van genial para crear escenas de iluminación. El problema es que, si no quieres comprarte el ‘hub’ y volver a caer en el control a través de WiFi, además del gasto adicional, las opciones de sincronización son muy limitadas (un mando para encender y apagar todos los elementos a la vez, o tener un mando para cada conjunto de elementos que quieras controlar por separado).

Buscando una solución minimalista llegué a los enchufes de Lunvon mencionados un poco más arriba. Lo genial de ellos es que puedes controlar hasta 12 enchufes tanto individualmente, como de forma conjunta. ¿Cómo? el pequeño mando que traen tiene 3 botones de ‘on / off’, y un botón de ‘all on / all off’.

Esto es muy útil cuando quieres controlar escenas (por ejemplo, un conjunto de lámparas), pero no quieres verte forzado a encender o apagar todos los elementos a la vez (por ejemplo, cuando incorporas otros elementos como unos altavoces o una impresora). Además el mando cuenta con una pequeña pestañita que permite seleccionar entre 4 canales, consiguiendo de esta forma el control de los 12 enchufes (3 botones X 4 canales).

¿Para qué puedo utilizarlo?

Con la cantidad de elementos que puedes controlar y la opción de controlar escenas las posibilidades son infinitas, pero yo los utilizo para lo siguiente:

  • Encendido de elementos de difícil acceso. Ya sea por distancia o por su ubicación todos tenemos aparatos en casa que nos requieren un esfuerzo solo para encenderlos. Yo por ejemplo tengo una impresora antigua y muy pesada con el interruptor de encendido en la parte trasera, que no es nada accesible. Con el mando que tengo en el escritorio puedo controlar su encendido y apagado, además de un par de lámparas y un ventilador. En este caso me viene genial poder controlarlos de forma individual. Muy cómodo y útil cuando estoy trabajando.
  • Control de escenas. Como el mando permite encender varios enchufes a la vez, esto permite activar con un botón una “escena”. Por ejemplo, en la mesa del salón tengo un mando con el que puedo activar el “modo cine” que enciende una tira led detrás de la televisión, una luz de ambiente y unos altavoces bluetooth. Otras veces sólo enciendo los altavoces para activar el “modo música” o las luces , en “modo ambiente”.
  • Ahorro energético y seguridad. Dejarte algo encendido en tu vivienda es una faena, no solo por su efecto en la factura, también por seguridad. Lo más fácil es cortar la corriente al salir, pero no siempre es una opción. Una forma de simplificar este problema es enchufar los aparatos sensibles a estos enchufes, de forma que apagues todos a la vez con un sólo botón antes de salir de casa.
  • Automatizaciones a través de un controlador. Puesto que estos enchufes funcionan con radiofrecuencia, si tienes un controlador RF como el de BroadLink, podrás controlarlos desde tu dispositivo y crear automatizaciones.

¿Dudas?¿necesitas ayuda? entra aquí
Y si te ha gustado, compártelo! 🙂
Send this to a friend