Conceptos básicos: ayudantes

Potencia tus automatizaciones incorporando en tu caja de herramientas otro de los conceptos básicos más potentes, los ayudantes.

¿Qué son y para qué sirven?

Los ayudantes o ‘helpers’ son entidades virtuales que puedes crear para apoyarte en tus automatizaciones. Es decir, son variables que funcionan de la misma manera que las entidades que te proporcionan tus dispositivos e integraciones, pero creadas por ti.

Puede que te parezca un concepto simple, pero guarda una gran potencia. Por ejemplo, imagínate el control de un aire acondicionado inteligente, con el que puedes controlar el encendido y apagado, la temperatura, poner temporizadores… fantástico. Sin embargo, ¿qué sucede si tu aire acondicionado no es inteligente? Pues que puedes integrarlo en Home Assistant gracias a los ayudantes. ¿Cómo? creando entidades virtuales que guarden el valor del estado (encendido/apagado), la temperatura de la estancia, un temporizador desde que se enciende…

Por tanto, si tuviera que resumir para qué sirven los ayudantes, diría que te ayudan a integrar y gestionar información que se encuentra fuera del entorno inmediato de Home Assistant. En la práctica, con ellos vas a poder hacer inteligente lo que no lo es, o incorporar funcionalidades para potenciar tus integraciones.

¿Cómo se crean y qué tipos hay?

Para crear y gestionar tus ayudantes tienes que acceder a Ajustes > Dispositivos y servicios > Ayudantes. Haciendo clic en el botón de “Crear ayudante” te aparecerá una ventana emergente con los tipos de ayudantes. En función del tipo de ayudante elegido tendrás que indicar unas características.

Como verás tienes muchas opciones, y el listado se va a ampliando con el tiempo para incorporar nuevos ayudantes, por lo que siempre puedes buscar el detalle en la documentación de Home Assistant. A continuación te voy a hablar de algunos de los más conocidos y utilizados, pero te invito a que explores por ti mismo el listado completo.

  • Alternar (boolean). Este ayudante crea una entidad que puede tener dos valores (on / off) para reflejar un estado. Es muy simple, si, pero muy útil.

Como te indicaba en el apartado anterior puede servir para registrar si un aparato “no inteligente” esta encendido o apagado cuando la única acción que puedes llevar a cabo es pulsar un botón (por ejemplo, con un SwitchBot Bot), pero esto no te permite diferenciar por defecto si lo pulsas para encenderlo o para apagarlo.

También puedes utilizarlo, por ejemplo, para que una automatización solo se ejecute una vez al día. Para ello solo tendrías que incorporar una condición en tu automatización para que solo se ejecute cuando el estado de esta entidad es ‘on’, y una acción al final de la misma que utilice el servicio ‘input_boolean.turn_off’ para que el estado pase a ‘off’ cuando se ejecute. Adicionalmente tendrías que crear una automatización que a las 00.00h devolviése el estado a ‘on’, para empezar un nuevo ciclo.

  • Contador (counter). Como puedes imaginar por su nombre, este ayudante sirve para llevar un contador de cualquier cosa. Por ejemplo, puedes utilizarlo para contar el número de veces que has puesto la lavadora y en función de ello añadir a la lista de la compra el detergente, o para contar el número de veces que has ido a la piscina o al gimnasio y utilizarlo en un Personal Trainer.
  • Desplegable (select). Este ayudante te permite proporcionar un listado de estados para la entidad, y elegir entre ellos posteriormente. Lo puedes utilizar, por ejemplo, para tener un desplegable con las habitaciones de tu casa y elegir a cuál quieres mandar el robot aspirador para que limpie, o guardar tus Playlist favoritas para lanzar su reproducción automática.
  • Grupo (group). Con él puedes agrupar varias entidades para gestionarlas en conjunto. Por ejemplo, un grupo de bombillas, o de ordenadores. En esta entrada hablamos en detalle sobre los grupos.
  • Número (number). Otro de los más socorridos que hay, sirve para guardar cualquier cifra. Puedes utilizarlo para cosas tan dispares como registrar el número de kilómetros que corres, el volumen de un dispositivo, y en general, cualquier importe que quieras utilizar en tus automatizaciones.
  • Temporizador (timer). Una de las cosas que más frecuentemente automatizamos es el apagado de dispositivos, pero no siempre disponen de una función temporizador. Sin embargo, replicarla es tan fácil como crear un temporizador virtual que se inicie cuando se enciende el dispositivo, y que dispare una automatización que lo apague cuando llegue a su fin.

¿Dudas?¿necesitas ayuda? entra aquí
Y si te ha gustado, compártelo! 🙂
Send this to a friend