Empezar con una impresora 3D

En esta guía pretendo compartir mi experiencia al empezar con una impresora 3D, sin ninguna experiencia previa.

Creality Ender v3 SE

Recientemente he decidido empezar con una impresora 3D y he adquirido una Creality Ender v3 SE. Quiero destacar que no tengo absolutamente ninguna experiencia previa en diseño 3D, pero como muchos de vosotros llevo tiempo pensando que es el complemento perfecto para crear mis propios dispositivos domóticos. Por las recomendaciones que he recibido, esta es un modelo de entrada con una buena relación calidad/precio. Como entre mis objetivos no se encuentra el diseño de esculturas complejas, me ha parecido una buena opción para empezar y aprender.

ender v3 se
*Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

El montaje de la impresora es sencillo, pero en todo caso te recomiendo que visualices el video que viene dentro de la tarjeta de memoria. En mi caso me sirvió para despejar alguna duda que no me pareció que estuviera claramente explicada en el manual. Siguiendo las instrucciones también realizarás tu primera impresión 3D, lo cuál sirve para irte familiarizando con el proceso.

Filamento

El filamento es la materia prima para tus creaciones, ese “hilo de plástico” que viene enrollado en bobinas. Si buscas por internet en seguida te darás cuenta que hay mucha variedad donde elegir (hasta lo puedes fabricar tu mismo), y quizás esto pueda generar confusión a la hora de empezar con una impresora 3D.

*Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

No obstante, todas las recomendaciones apuntan a que el filamento PLA es el más adecuado para empezar. Además, en mi caso la impresora venía con una pequeña bobina incluida, por lo que todo cuadra. Puesto que preveo que la muestra se va a acabar pronto con las primeras pruebas, ya he encargado un rollo verde aguacate.

Laminador o ‘slicer’

En mis primeras investigaciones he aprendido que los ficheros con formato STL son los más populares en la impresión 3D. Probablemente cuando descargues algún modelo prediseñado en 3D se encontará en este formato, pero para cargarlo en tu impresora 3D necesitas procesarlo previamente en un laminador (o ‘slicer’).

Básicamente, se trata de programas que dividen el modelo 3D en finas capas que la impresora va a ir creando una sobre otra hasta completar el volumen. Además te permitirán realizar algunos ajustes en función de tu impresora, el filamento que utilices u otras preferencias de impresión.

De nuevo me encuentro con que hay una gran diversidad de laminadores con los que empezar con una impresora 3D (incluido el propio de Creality, con el que he realizado la primera impresión, pero no me ha parecido muy intuitivo). Finalmente me he decidido a instalar UltiMaker Cura, un programa gratuito entre los más utilizados.

ultimaker cura

Tras descargar e instalar el programa y crear una cuenta, he tenido que seleccionar mi modelo de impresora dentro del desplegable. Lo siguiente que he hecho es configurar el idioma a través de Preferences > Configure Cura > General (reinicia el programa para cargar los menús en tu idioma).

Miles de diseños a tu disposición

Ya lo tenemos todo listo para empezar con una impresora 3D, sólo nos falta el diseño que queremos crear. La buena noticia es que si, como yo, no tienes ni idea de diseño 3D desde el primer día puedes descargar un montón de diseños de forma totalmente gratuita. La impresión se ha vuelto muy popular y la gente es muy creativa, por lo que es muy probable que alguien ya haya creado lo que estás buscando.

Si estás buscando ideas para estrenar tu impresora 3D pásate por alguna página como Thingverse o Makerworld (hay muchas otras), o realiza una búsqueda en YouTube. Y si buscas algo concreto es muy probable que lo encuentres preguntando a Google. En mi caso he buscado unas carcasas para mis placas ESP32 que utilizo para ESPresense, ESPHome y otros proyectos.

Una vez descargado el fichero, encontrás en su interior el archivo STL que puedes abrir con tu laminador. Tras explorar un poco las opciones de Cura me ha parecido bastante intuitivo para realizar ajustes, pero creo que para iniciarse es mejor utilizar el archivo tal y como está configurado por defecto. Por lo tanto he pulsado directamente sobre el botón “Segmentación” para que me genere el fichero ‘.gcode’, que es el que requiere mi impresora para procesarlo.

Hecho esto sólo queda meterlo en la tarjeta de memoria e imprimirlo siguiendo el mismo proceso que con la primera prueba!

Con mi primera experiencia van mis primeros errores y lecciones aprendidas 😅

1. Comprueba. Cuando busques un modelo para envolver algún componente, comprueba que sea adecuado para tu dispositivo concreto o en su defecto comprueba las medidas para verificar que sea compatible antes de imprimirlo (en mi caso he pasado por alto una variación del dispositivo y he usado un modelo incompatible).

2. Piensa. Podrías asumir que cualquier modelo descargado de internet está optimizado para funcionar perfectamente, pero no tiene por qué ser así o quizás no es aplicable a tu caso. Una de las piezas de un modelo que he usado no se imprimía bien porque prácticamente toda la superficie estaba en el aire. Lo he solucionado girándola verticalmente para aumentar la superficie de apoyo.

3. Disfruta. De los errores se aprende y una impresión fallida tampoco es una gran pérdida :)

Herramientas recomendadas

No soy de las personas que empiezan un ‘hobby’ por irse de compras, más bien prefiero ir adquiriendo complementos a medida que surgen las necesidades. No obstante, tengo que reconocer que en mi cortísima experiencia ya he necesitado utilizar algunas herramientas. Lo bueno es que probablemente ya tengas muchas de estas por casa y no te va a hacer falta comprarlas:

  • Alicates de corte. Sirven para cortar el filamento fácilmente antes de introducirlo en la boquilla, por lo que también me parecen necesarios. En mi caso venían incluidos con la impresora.
  • Espátula metálica. Esta es una de las herramientas que he necesitado desde el principio, ya que tras realizar una impresión quedan restos en la “cama” de la impresora (la base sobre la que se imprime la pieza). Esto puede interferir en la siguiente creación, por lo que lo recomendable es limpiarla después de cada impresión. Entre los consejos que he leído para hacerlo correctamente, me ha parecido lógico calentarla para que los restos salgan con facilidad y después raspar con cuidado utilizando la espátula o un rascador de vidrio.
  • Alicates de punta alargada y pinzas. Útiles cuando necesitas a acceder al interior de algunas piezas en el acabado posterior a la impresión.
  • Hay otras herramientas recomendadas que van a depender del tratamiento posterior que le vayas a dar a las piezas como cutters de precisión, pegamento o lija.
  • Gafas y guantes. Recomendables cuando vas a manipular las piezas tras el acabado, ya que es fácil que algún resto salte.

*Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

¿Dudas?¿necesitas ayuda? entra aquí
Y si te ha gustado, compártelo! 🙂
Send this to a friend